3-cuentos-cortos-de-fantasmas.jpg

Los cuentos de miedo, monstruos, brujas o fantasmas son ideales para compartir durante la noche de Halloween, ya sea en casa, junto a tu familia y amigos o en las puertas de las casas vecinas. Hay cuentos de fantasmas muy divertidos y que no suelen dar mucho miedo, pero hay otros que pueden resultar verdaderamente escalofriantes y sólo debes escucharlos o contarlos si eres un niño valiente.

Un ejemplo de cuentos cortos de fantasmas para la noche de brujas puede ser éste:

En una noche de invierno, en un lejano pueblo de Australia, una joven fue asesinada por unos forasteros. Se llamaba Karen Lee. Años más tarde, un muchacho visitó ese pueblo por primera vez y paró en la carretera a preguntarle a una joven que caminaba sola a la vera de la ruta, en dónde estaba el surtidor de combustible más cercano.

Comenzaron a charlar y él notó que ella estaba muy pálida y entonces le preguntó si le ocurría algo. La muchacha le dijo que tenía frío y que no se sentía muy bien, entonces el joven le dio su abrigo. Le ofreció llevarla hasta su casa y ella aceptó.

El visitante condujo por la carretera oscura hasta el lugar que le había indicado la joven. Cuando le dio la orden de parar, él pensó que le estaba gastando una broma, ya que estaban frente a la puerta del cementerio. Antes de bajar, la muchacha le devolvió el abrigo.

Él le preguntó si no tenía miedo de caminar en un lugar tan solitario, a lo que la muchacha respondió “Todos me conocen y ya nadie puede hacerme daño, me llamo Karen Lee y vivo en el cementerio”.